Claves para superar una ruptura sentimental

Claves para superar una ruptura sentimental

 

¿Acabas de terminar una relación afectiva y te sientes vacío/a? ¿No sabes qué rumbo dar a tu vida después de un fracaso amoroso? ¿Crees que no vas a encontrar a nadie afín a ti?

La cultura occidental está educada en el apego, crecemos rodeados de vínculos y muchas veces nos hacen creer que en la acumulación de amigos, bienes materiales, experiencias vividas…. nos llevará al éxito y a la felicidad, pero esto es no es así pues todo en la vida es cambio y vamos perdiendo cosas, personas, lugares que creemos seguros, estatus, etc. y todo ello supone para nosotros un shock emocional, en muchas ocasiones difícil de digerir, pues no nos han enseñado a desprendernos de ellas, al llamado desapego. Todo en la vida tiene un principio y un final, porque hemos de cambiar y evolucionar para aprender de nuevas historias que ocurran en nuestra vida. Para ello, debemos desprendernos de ciertas personas, objetos o situaciones que nos impiden avanzar en nuestro camino. Las relaciones sentimentales nos producen gran satisfacción cuando son positivas, por lo que creamos relaciones de apego que son muy importantes en nuestra vida. Cuando se produce una ruptura sentimental lo que sufrimos es una pérdida y, por tanto, pasamos por un proceso de duelo, que dependiendo de la persona será más o menos largo y más o menos doloroso.

Tras una ruptura nos sentimos perdidos, algunas personas tendrán muy claro lo que querrán hacer con sus vidas tras ella, pero otras se sentirán vacías y desvalidas. Es en este último caso, en el que debemos poner mayor empeño y esfuerzo por salir adelante, por encontrar nuevas motivaciones, nuevas emociones que nos hagan sentir vivos, buscar otros apoyos en los que volcarnos o recuperar los antiguos… Debemos mantener una actitud positiva frente a la pérdida, pues siempre que perdemos algo, también hay algo que ganamos; de este modo una persona puede confesar que “pierdo en afectividad, pero gano en libertad”, por ejemplo.

Un factor importante que influye a la hora de enfrentarnos a una ruptura sentimental, es nuestra autoestima. Si ésta es fuerte, nos sabremos capaces de superarlo e incluso salir fortalecidos de tal experiencia como es una ruptura, abriéndonos a nuevos retos emocionales que nos conducirán a nuevos y felices futuros vínculos. Es conveniente, también, cerrar completamente el proceso de separación para que posteriormente podamos construir otro nuevo en base a lo aprendido en el pasado. El resentimiento y el victimismo nos anclan a esa relación fallida impidiéndonos avanzar hacia nuevas experiencias más enriquecedoras. Es preciso librarnos de la negatividad, pues permanecemos atados a aquello que rechazamos en nuestro corazón y, a la inversa, lo que amamos nos hace libres. También es preciso aceptar nuestros propios errores en la relación y asimilarlos como aprendizaje de nuestras vivencias.

Hay relaciones muy tormentosas o difíciles en las que es complicado librarse del rencor. Lo ideal sería poder expresarle a esa persona todo el daño o sufrimiento que nos haya podido causar, siempre que consideremos que esa persona pueda encajar todo lo que expresemos y no suponga para nosotros meternos en un conflicto mayor que nos genere aún mayor malestar del que ya tenemos. Como eso no siempre es posible, podemos realizar un ritual de despedida volcando en una carta todos nuestros sentimientos y emociones que queremos expresarle a esa persona, de manera que liberemos esa carga que llevamos con nosotros. Después podemos realizar un gesto simbólico, que signifique decir adiós a esa persona, a la relación o simplemente al resentimiento que nos atormenta, lanzando la carta al mar, quemándola o atándola a un globo y observando como se aleja lentamente a la vez que vas sintiendo como se va disipando poco a poco ese malestar en tu interior.

Una vez que hemos cerrado la puerta de la anterior relación, nos queda ahora confiar en el amor sin reservas y no creer que porque una relación no haya salido bien, ninguna otra lo hará. Para cerrar completamente una relación y estar preparado/a para comenzar otra, toma nota de los siguientes consejos que te ayudarán en esta difícil tarea:

  1. Las cosas que nunca te dije: al hilo de lo anterior, es conveniente expresar de forma oral o escrita a esa persona todo aquello que quisimos decir y callamos, que no nos atrevimos a decir o que nunca quiso escuchar.

  2. Lo que no te agradecí: está claro que si hemos mantenido una relación con esa persona es porque no todo era malo, agradécele todo aquello que te haya podido aportar pues es aprendizaje para tu futuro.

  3. Lo que siempre perdurará: en algunos casos, debemos seguir manteniendo el contacto con la que fue nuestra pareja. En ese caso, debemos redefinir los términos de la relación independientemente de lo que haya ocurrido en el pasado, dejando claro que un punto indiscutible es mantener el respeto entre ambos.

  4. Lo que está por venir: en nuestra cultura occidental tenemos la ventaja de poder elegir el tipo de pareja que queremos tener. Nuestras experiencias pasadas nos aportan información extraordinaria sobre lo que queremos a partir de ahora en nuestra vida y lo que no elegiríamos otra vez.

  5. Lo que tengo que valorar: cuando sufrimos una ruptura, nuestra autoestima se pone a prueba y nuestros cimientos se tambalean cuando pensamos que ya no servimos o que no encontraremos a nadie que nos quiera. Saber que tenemos valor para otras personas y para nosotros mismos solo por el hecho de existir, nos puede ser de gran ayuda en esos momentos.

  6. Lo que tengo que interiorizar: aceptar que las relaciones, y lo que ocurre en ellas, son cosa de dos es compartir la responsabilidad y aligerarse de la carga en los momentos difíciles. Por tanto, también se debe analizar qué parte de culpa ha tenido cada uno en la relación, no para juzgarse el uno al otro, sino para ver cómo puede contribuir cada uno en solventar el problema y ayudar a que la ruptura sea menos traumática. Tiranizar y culpar al otro por todo lo que ocurrió acostumbra a traer más conflicto y dolor.

En definitiva, olvida lo que te ha hecho daño, pero nunca olvides lo que te enseñó.

Todo corazón roto, admite nuevas costuras

 

COMENTARIOS (1)

Muy costructibo y pensando desde ese punto de vista. La vida se ve de otra manera.

Deja un comentatio

Comentario (obligatorio)

Puedes usar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (obligatorio)
Email (obligatorio)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies