Cómo tomarme los consejos de Internet

Cómo tomarme los consejos de Internet

En la actualidad ha habido una gran proliferación de información en la red, además existen muchísimas páginas web y personas que se dedican exclusivamente a este medio. Pero al igual que no debemos basar nuestra vida únicamente en redes sociales, tampoco debemos tratar de solucionar nuestros problemas psicológicos o emocionales únicamente por esta vía.

No debemos tratar de solucionar nuestros problemas psicológicos únicamente en Internet

Muchas personas me escriben comentarios en las entradas del blog o me envían mensajes pidiéndome consejo y solución a sus conflictos personales, pero he de decir que no se puede pretender solucionar un problema que se ha gestado en meses o años con un simple consejo. Debemos ser prudentes y entender cuándo necesitamos una ayuda mayor como acudir a una terapia con un profesional.

¿CUANDO ES APLICABLE UN CONSEJO POR INTERNET?

Un simple consejo nos puede servir cuando el problema no es grave, afecta a una situación muy concreta y depende de ti la solución.

Un ejemplo de ello sería cuando alguien se pone nervioso cuando tiene que realizar un examen, ya que cumple los criterios anteriores, es un problema menor (si se trata de nerviosismo y no de fobia), afecta a una situación concreta (un examen) y depende de la persona solucionarlo (con pautas tales como respiración abdominal, pensamientos positivos, focalización de la atención en el propio examen, etc..).

También existen recomendaciones de crecimiento personal, motivación, empoderamiento y de mejora de la autoestima que perfectamente son aplicables a cualquier persona.

¿CUANDO NO ES APLICABLE, EN TODOS LOS CASOS, UN CONSEJO POR INTERNET?

También puede haber otras situaciones en las que los consejos que se proporcionan por Internet pueden ser aplicables, a pesar de tratarse de un problema más serio. Pero no quiere decir que, ante el mismo problema, todas las personas actúen de la misma manera, dependerá de los factores que influyan a cada persona y las circunstancias que rodeen al problema.

Por ejemplo, ante una situación de conflicto de pareja, cuando una persona no sabe si dejar o continuar la relación, se puede aconsejar romper o seguir adelante según sea el caso, pero siempre dependerá de la persona seguir ese consejo o necesitar más ayuda para terminar de tomar la decisión. Normalmente estos consejos van referidos a la toma de decisiones o a la búsqueda de soluciones ante determinadas situaciones conflictivas que pueden ayudar en parte a cada persona a afrontar el problema en cuestión.

Ante un mismo problema, cada persona actuará de manera diferente según sus circunstancias y fortalezas

Un caso concreto que me escribió hace tiempo fue una mujer oprimida por su pareja, con tres hijos pequeños, sin trabajo, ni recursos, ni familia que la apoyara. Se sentía infeliz desde hace mucho tiempo, la recomendación iba encaminada a su propia independencia, empoderamiento frente a su pareja y búsqueda de soluciones para sacar adelante a sus hijos. Pero si esta persona no encontrara la fortaleza interior para enfrentarse a su pareja, estos consejos no serían aplicables en su caso y necesitaría una ayuda mayor y continuada. En cambio si la persona, en la misma situación, tuviera el coraje de buscar un empleo y enfrentar la situación con su marido puede que dicho consejo sí fuera efectivo.

¿CUÁNDO NO SERÍAN APLICABLES, EN NINGÚN CASO, LOS CONSEJOS DE INTERNET?

Existen muchos casos en los que estos consejos no serían aplicables, como los trastornos psicóticos, de personalidad, problemas graves emocionales, conflictos con otras personas (familia, pareja, ámbito social y laboral), entrenamiento en determinadas habilidades (asertividad, relajación, comunicación, control de pensamientos irracionales o negativos..), trastornos de ansiedad, adicciones, trastornos de alimentación, y en definitiva cualquier problema que te cause un malestar o deterioro significativo en las áreas importantes de tu vida.

En todos estos casos, siempre es recomendable acudir a un psicólogo y comenzar una terapia continuada en el tiempo que valorará el propio especialista.

¿POR QUÉ IR AL PSICÓLOGO?

A veces queremos ahorrar tiempo y dinero, y buscar por Internet una solución a nuestro problema de forma rápida y eficaz. Pero como hemos visto no existen las soluciones milagrosas y en muy pocos casos un simple consejo será suficiente para sentirte mejor.

Es importante invertir en salud, es importante invertir en ti, es importante invertir en tu bienestar porque tú vas a estar contigo el resto de tu vida. Tú eres el encargado de cuidarte y de sanar tus heridas. Cuando algo no funciona en tu vida, cuando no sabes manejar determinados problemas o cuando se te escapan de las manos tus propias emociones es momento de buscar ayuda profesional, invertir en una terapia psicológica, que tras la evaluación adecuada, el psicólogo te aconsejará y te guiará a través de ese conflicto que te preocupa hasta su resolución.

Y cuando ese proceso acabe, te darás cuenta de que ha sido más fácil y rápido que buscar por Internet.

 

Si quisieras solicitar una cita presencial u online llama al 619.906.108 o escríbeme a lorena@psicologiavanza.es

También puedes dejarme un comentario abajo si consideras que tu problema se puede solucionar con un consejo y te responderé lo antes posible con mi recomendación.

Síguenos en Facebook e Instagram @avanzapsicologiaaviles

Suscríbete al canal YouTube

 

Deja un comentatio

Comentario (obligatorio)

Puedes usar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (obligatorio)
Email (obligatorio)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies